Manzana

Algo especial debe tener la manzana cuando ha pasado a la historia como tentación de Adán, como desmostración de puntería con Guillermo Tell y como prueba para Newton de la gravedad terrestre. Si a todo esto se añade aquel refrán que dice “donde entra la manzana no entra el médico”, puede dibujarse una idea de las virtudes que han acompañado siempre a tan delicioso fruto.

Está considerada como la reina de las frutas. Pertenece, como la pera, a la categoría de los falsos frutos; es decir, que la parte que comemos es el receptáculo de la flor. Actualmente hay unas cuarenta variedades de manzanos que dan frutos de diversos tamaños, en verano, en otoño, en invierno, y que son dulces, ácidos, harinosos, jugosos…Y que se pueden comer recién cogidos o preparar en excelentes confituras, compotas, dulces, postres, zumos…
El fruto debe estar terso y brillante. Se deben comer cuando están bien maduras y masticándolas despacio, para extraer todas sus propiedades. Porque tienen facultad de estimular las glándulas salivares y gástricas, lo que facilita su digestión. Por su contenido en celulosa favorece el funcionamiento del intestino y al ser muy rica en tanino beneficia la mucosa intestinal.
Cuando reciben un golpe, aparece sobre la marca un color marrón que se debe a la oxidación ( como cuando dejan cortadas un rato al aire libre).

Valor nutritivo: La manzana madura nos proporciona hidratos de carbono (glucosa y sacarosa), proteínas (albúmina), tanino, pectina, ácido cítrico y ácido málico. En cuanto a sales minerales: calcio, fósforo, hierro, potasio y cantidades interesantes de vitaminas B,C y PP.
Se le atribuyen como decíamos muchas propiedades curativas. Cocida, elimina la acidez de estómago y es muy digestiva. Aporta muy pocas calorías. Permite además una limpieza constante de la boca y hay quien le achaca virtudes para reforzar la memoria.
Cien gramos de manzana nos proporcionan 84 gramos de agua, 0.3 gramos de proteína, 0.6 gramos de lípidos y 15 de glúcidos, de azucares. Además de las vitaminas, es rica en sales minerales.
En la manzana además hay aminoácidos libres. Cuando no está bien madura contiene almidón que va transformándose en glucosa con la maduración.
Todos los componentes de la manzana sufren modificaciones por el calor. Asada pierde agua. Hervida, la gana, aunque los minerales se diluyen en ella y se pierden vitaminas y azúcares. (Por eso suele añadirse azúcar a las manzanas asadas o hervidas).
La mayor parte de las vitaminas están inmediatamente debajo de la piel, por lo que suele recomendarse comerla con piel, siempre que esté bien lavada.
Cien gramos nos aportan 42 calorías.

Si alguien tiene interés en nuestra consulta puede llamar al teléfono que es el siguiente: 856 81 51 33
Saludos Dr. González.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar