BLOG

Recomendaciones, información nutricional y mucho más

Pertenece a las hortalizas cuya parte comestible es la raíz, como el nabo, la zanahoria o la remolacha. Es pequeño, rojo y brillante. Por dentro es blanco a amarillento. Su sabor vegetal y la raíz-a veces muy picante-hace que no sea aceptado por todo el mundo, aunque goza de fervientes partidarios, especialmente cuando, tras echarle sal se deja que desagüen un poco y adquieran un sabor más fuerte. Hay países devotos de los rábanos picantes que consumen con gran cantidad de cerveza, como Alemania.

Se define como animal joven, tierno y que alcanza en su producción industrial el peso de 1.5 kilos en dos meses.
Tradicionalmente se le da más valor al pollo de corral, que tiene su alimentación selectiva y que crece mucho más despacio. Sabe, en efecto, distinto, aunque el valor nutritivo viene a ser el mismo.

Es una de las expresiones más populares de la pasta alimenticia. Realmente se trata de un soporte para una gran variedad de ingredientes. Digamos que así como los españoles hicimos la empanada, los italianos hicieron la pizza.

Es, con la liebre, la especie más apreciada y conocida de la caza menor. Es en la pechuga de color blanco agrisado, y rojizo en muslos y en otras partes del cuerpo.
Debe tenerse en cuenta que las piezas cazadas tienen más fácil contaminación que otro tipo de carnes. Y no sólo por las heridas del perdigón y el sangrado correspondiente (es una apertura para la entrada de microbios), sino que hay que contar también con los dientes del perro que cobra la pieza. En general hay que someterla después a una limpieza cuidada y esmerada.

Pertenecen, como el hígado o los sesos a lo que legalmente se llaman despojos (“toda parte comestible de un animal que no entra en la definición de “canal”).
Debe tenerse en cuenta que los despojos en general se alteran antes que la masa muscular. Y según nuestro Código Alimentario “procederán de animales sacrificados en condiciones higiénicas, declarados aptos para el consumo humano y se hallarán exentos de lesiones, de enfermedades infecto-contagiosas y parasitarias”.

Es uno de los pescados blancos que más apreciación ha ido adquiriendo con los años. Hace algún tiempo en las zonas costeras se despreciaba por su piel grasa y basta e incluso se llamaba “raya salvaje”. Es plano y con sus aletas adquiere una figura casi romboidal. Tiene, como algún otro ejemplar de esta misma especie, dos tipos de piel: una blanca y grasa, que es la que ponen en contacto con la arena o el fondo; y otra rugosa, de escama muy pequeña y fuerte-como papel de lija-, de color madera oscura, que es la que pueden ofrecer a la vista y que les sirve de camuflaje. Su carne es tersa, dura y se presta a todo tipo de guisos, aunque tiene especial delicadeza cuando se consume a la plancha.

Las dietas milagro no existen, pero con dieta y ejercicio se puede reducir peso. Pierda peso y gane vida, pero de una forma saludable

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion u obtener mas informacion referente al uso de las cookies y de como eliminarlas desde aqui politica de privacidad.

  Aceptar el uso de cookies en esta web.